close

El valor más importante para una empresa son sus trabajadores; el talento que éstos atesoran es imprescindible para ella. Este talento debe estar altamente motivado para sacar el máximo partido de cada uno de los trabajadores. Éstos son la voz de la empresa y deben sentirse parte de la misma para ser más productivos y eficientes.

A nadie se le escapa que uno de los agentes motivacionales más importantes es la retribución económica. Por ello, merece un amplio análisis sobre cómo implantar un sistema por el cual se optimice esa motivación que puede suponer para un empleado.

Los planes de retribución flexible son un método de sobra conocido pero que cuenta con unos mitos que deben ser clarificados.

Los Planes de Retribución Flexible, tal y como se conciben en la actualidad, consisten en intercambiar parte del salario en efectivo del trabajador por productos o servicios complementarios dentro de puesta a su disposición por la empresa. Es el trabajador el que está pagando esos productos, pero obtiene varias ventajas. La más destacada aparte de la satisfacción del empleado y una mayor conciliación laboral, es la rebaja fiscal para el trabajador. Precisamente por eso los productos que se incluyen habitualmente en estos planes son los que tienen ventajas fiscales: cheque de restaurante, seguro médico, guardería, ordenadores o el bono transporte. También hay otros productos con tratamiento fiscal ventajoso que pueden incluirse en estos planes, aunque no son tan comunes: el alquiler de vivienda, renting de vehículo o el seguro de jubilación.

Los Planes de Retribución Flexible son un modelo también favorable para la empresa, ya que implica abrir un gran campo de posibilidades a modo de ventajas salariales que no suponen un coste extra para la compañía pero que en contrapartida sí que ofrece retribuciones más competitivas y mayores posibilidades de valorar y motivar al colaborador. La filosofía consistiría en cómo retribuir mejor costando lo mismo.

Esta forma de retribución tiene mucho que ver con el employer branding, es decir, la imagen que la empresa trata de proyectar hacia sus trabajadores. Afortunadamente, cada vez son más las empresas que ven en el employer branding un canal para enamorar a trabajadores, candidatos y clientes. El employer branding no sólo atrae talento sino que además lo fideliza, reduciendo tanto la rotación de puestos de trabajo como el estrés o los conflictos laborales.

Cuando se ha llegado a la fidelización es importante pensar en una continua mejora de la motivación de cara a un crecimiento corporativo cuidando la conciliación de los trabajadores a través de la retribución flexible permitiendo que el trabajador se adapte a sus propias necesidades.

Cuidar la imagen de la empresa de forma interna resulta inevitablemente importante de cara a continuar mejorando la motivación de los empleados, la calidad de la comunicación interna de la empresa y el cuidado de sus canales de información o previniendo conflictos laborales.

Recuerda, se honesto, muestra la realidad y conquistarás a tus candidatos. Crea escenas divertidas y diferentes, conseguirás llamar su atención. ¡Es hora de retener talento!

¿Quieres descubrir más consejos de employer branding? ¿Quieres que te ayudemos a sacar el máximo partido? ¿Aún no conoces nuestro servicio de employer branding?

¡Nuestro equipo de consultores está esperándote con los brazos abiertos!

Tags : employer brandingtalento
Wooorkie

El autor Wooorkie

Déjanos una respuesta