close
Consejos candidatos

Uno de mis compañeros de trabajo no me cae bien … ¿Qué hago?

Lo primero de todo, relájate. Es absolutamente NORMAL que esto ocurra. Es imposible llevarse bien con todo el mundo, por eso, es frecuente que te toque trabajar con alguien que te cae mal o con quien no te llevas bien. Son muchas horas trabajando codo con codo y puede que esta situación termine por resultarte estresante. ¡Vamos a tratar de solventarlo!

Lo primero que no puedes permitir es que esta situación afecte a tu rendimiento laboral.

Hay que aprender a vivirlo de la forma más natural posible. Tienes que comprender que por muchas interacciones que estés obligado a tener a diario con esa persona, no es tu amig@ ni tu familia, por lo tanto, es una relación estrictamente profesional, no estás tratando de profundizar en una amistad. Coge lo que te interesa y sigue con tu trabajo.

Puede ser difícil llegar a esta situación, por eso te aconsejamos cómo puedes alcanzarla:

#1 Analiza tu comportamiento con esa persona: Resulta más fácil ver cómo los demás se dirigen a nosotros, pero no conocemos nuestras propias reacciones.

Analízalas.

Seguro que descubres que tu conducta tampoco es la ideal para calmar las aguas. No es cuestión de que no hables con esa persona, (serías muy maleducado y acabaría perjudicando tu rendimiento y productividad laboral), sino que trates de ser cordial.

#2 Relativiza: Llevarte mal con un compañero de trabajo es incómodo, sí. Pero tampoco es un drama, al trabajo se va a trabajar. Si además haces amigos, estupendo, pero tus verdaderos amigos suelen estar fuera de tu entorno laboral y esta, al fin y al cabo, es una relación profesional donde la relación se restringe al intercambio de información.

En esto consiste trabajar en equipo: En ser capaz de alcanzar los objetivos de la empresa, sean quienes sean los compañeros que te acompañen en el camino. Por eso céntrate en lo importante: Tu trabajo y sé amable, cordial y evita los enfrentamientos.

#3 Haz bien tu trabajo: Puede parecer una tontería de consejo, pero el hecho de mantener tus tareas al día, cumplir con tus funciones y hacerlas bien, dará buenos resultados y eso, hará que tu autoestima laboral aumente. Centrarse en las cosas positivas de tu entorno profesional, hará que las negativas tengan cada vez menos importancia y te costará menos ser más amable, incluso con quienes no te caen bien.

#4 No te quejes todo el rato: No sólo no solucionarás nada, además, entrarás en un bucle negativo y destructivo. Sólo estarás aumentando el carácter negativo de tu trabajo y a la larga, no será sólo tu compañero lo que no te guste, irás añadiendo cosas a la lista.

Mantén tu actitud positiva y trata de llevar esa relación con cordialidad y educación.

#5 Evita las malas contestaciones, las respuestas tajantes, los desplantes, las expresiones faciales negativas… Sólo aumentarás el problema.

#6 Mantén las distancias: A veces, llegamos a un punto con alguien en el que todo lo que hace nos molesta, muchas veces tendrás que interactuar obligatoriamente con ella, aunque no quieras. En estas situaciones, relájate, respira y trata de ser agradable.

Fuera de esas situaciones, mantén las distancias para no aumentar más tu percepción negativa de esa persona.

Esto puede ayudar a mejorar la situación, haciendo que olvides algunas cosas que antes te molestaban tanto.

#7 Habla directamente: Si crees que puede mejorar la situación y quieres encontrar una solución en la que ambos estéis de acuerdo, puedes tratar de hablar con esa persona. Por lo general, nadie quiere tener enfrentamientos en el trabajo y lo normal será que le pongáis remedio.

Pero tienes que estar preparado para la otra alternativa posible: Que la otra persona no quiera solucionarlo. Si es así, acéptalo y sigue los consejos anteriores.

#8 No dejes que gane la batalla: Si estás en una situación de no retorno y te está haciendo la vida imposible, no trates de devolvérsela o de hacer algo que podría usar en tu contra, tampoco dejes que te acorrale, habla con Recursos Humanos o con tu jefe directo.

Cuidado con cómo cuentas esta situación, lo mejor es no dar muchos detalles. Lo ideal sería una intervención de este tipo:

“_____ y yo, venimos teniendo problemas hace un tiempo y creo que hemos llegado a un punto en el que no podemos solucionar solos el conflicto y me gustaría que pudierais intervenir para llegar a una solución que no interfiera en el trabajo de ninguno de los dos”

De esta forma, indicas la existencia del conflicto y tus ganas de solucionarlo, no de perjudicar el trabajo de tu compañero, aunque sea lo que más desees hacer. Sé prudente y no le perjudiques, esto podría darse la vuelta y acabar perjudicándote a ti.

Si la persona a la que se lo estás contando, insiste en saber más sobre el conflicto, mantente en que es mejor que hablarlo con todos los involucrados presentes.

Aunque más tarde tengáis que dar vuestras versiones por separado, no te tires a la piscina sin que la otra parte perjudicada sepa que el problema está en conocimiento de la empresa.

Lo más importante de todo es que te mantengas siempre con actitud positiva y con la intención de solucionar o de que no os afecte a ninguno de los dos en vuestro puesto de trabajo.

Verás como siguiendo estos consejos se solucionan pronto los conflictos y puedes realizar tu rutina diaria sin preocuparte, ni sentirte incómod@.

¡Ánimo!

En Wooorker queremos seguir ayudándote a crecer día a día. Por eso, te animamos a revisar nuestros consejos, sacarás todo tu potencial y conseguirás el puesto que tanto ansías. 

Wooorkie

El autor Wooorkie

Déjanos una respuesta